Corría el año 2015 cuando la ESPGHAN se posicionaba con respecto al consumo de tortitas y bebidas de arroz, desaconsejado durante la infancia, debido a que éstas presentan elevado contenido de arsénico inorgánico. Y saltaron las alarmas con respecto al consumo de arroz.

El arsénico es un elemento natural de la corteza terrestre; ampliamente distribuido en todo el medio ambiente, está presente en el aire, el agua y la tierra. En su forma inorgánica es muy tóxico. El arroz lo absorbe con mayor facilidad que otros cereales, El contenido de arsénico es de 10 a 20 veces más elevado en salvado que en el grano, por lo tanto, el contenido de arsénico en el arroz integral es mucho más elevado que en el arroz blanco, refinado.
Cada vez, con mayor frecuencia nos llegan consultas sobre qué tipo de arroz es “mejor” para el bebé.
El arroz refinado tiene mucho menor contenido de arsénico. El arroz basmati es el que menor nivel de arsénico contiene. Al digerirlo, se hace de forma algo más rápida, con un índice glicémico ligeramente superior al del arroz integral.

Por otra parte, el arroz integral tiene mayor cantidad de fibra y vitaminas que el arroz refinado, pero la cantidad es relativamente insignificante. Si deseamos aumentar la ingesta de fibra y vitaminas, la solución no es comer arroz integral, sino aumentar el consumo de frutas y verduras.

El arroz integral también tiene ácido fítico, un antinutriente, que dificulta la absorción de micronutientes y proteínas.

Como podrás intuir, desde la Escuela de BLW consideramos que el arroz integral no es un alimento que resulte realmente interesante como parte de nuestra dieta.
Si aún así decides consumirlo, ten en cuenta estas recomendaciones para eliminar la mayor cantidad de arsénico posible: Pon el arroz a remojo, igual que hacemos con las legumbres, cambia el agua de remojo y cuécelo con abundante agua (1 vaso de arroz y 5 vasos de agua)

Gracias, @sinohaydieta.rpico, nuestra técnico en nutrición, porque siempre se aprenden cosas cerca de ti.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.